Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2018

Cuaderno de Bitácora I: Ellos y el mambo.

Imagen
a mis amigos Isabel y Octavio. 07-09-2018
Hoy no calla con el mambo.  Que si ritmos africanos por aquí, que si mambo por allí. Es como la tierra más fértil que puedas imaginar, saca partido de la semilla más insignificante. Vive en el silencio de cuanto lee y los sonidos de lo que escribe y dice. Como las hadas buenas, reparte polvo de hadas cuando la ocasión lo requiere, o te muestra el camino hacia la segunda estrella a la derecha, donde viven los sueños. Esa segunda estrella a la derecha que una amiga dijo desconocer, y desde entonces no volví a mirarla igual. A mi amiga. Y se llamaba también Isabel, como nuestra reina del mambo. O de los ritmos africanos. También es casualidad que los mencionara hoy, que me he encontrado con Romaric, mi amigo de Costa de Marfil,  por las calles de Hameln, con su mp3 a todo lo que daba el volumen, esparciendo ritmos africanos por las siempre aburridas calles alemanas.

    Pero ella no calla con el mambo. Pérez Prado en primera línea. Y una amenaz…

Cuaderno de Bitácora 0: Zarpamos.

Cuaderno de Bitácora es un nuevo título de nuestro blog. En él os mostraré alguno de los textos que diariamente, o casi diariamente, escribo en mi cuaderno real. Suelo guardarlos sólo para mí, pero a veces, y sólo algunas veces, quedan textos que pienso que merece la pena mostrar, porque han surgido pensamientos interesantes, o porque el papel y el bolígrafo han coincidido en un momento de especial plenitud. O porque hay alguien detrás de esa historia o reflexión, y quiero que sepan de ella.

Espero que os guste.

Confieso que he leído XIX: El silencio y el mar, Enrique Botella.

Imagen
No suelen ser muchas las oportunidades que tenemos de leer la primera obra publicada por una editorial. Pero hemos sido afortunados, porque el nuevo sello "Editorial Mankell" no podía haberse presentado con una obra mejor que la novela de Enrique Botella "El silencio y el mar". Ambientada en los años de la Guerra Civil y de la dictadura posterior, el momento cumbre elegido por Botella es el bombardeo del Mercado de Abastos de Alicante, donde sucederá uno de los giros fundamentales de la novela.

Todo escritor lleva dentro una parte de novelista y otra de contador de historias. Puede parecer lo mismo, pero yo suelo diferenciarlos a menudo. Me confieso un enamorado de los contadores de historias, que son aquellos que centran sus esfuerzos en transmitirnos lo que quieren mostrar y contar, por encima de la forma concreta de hacerlo, es decir,  del estilo y de la voz literaria.

Pues Enrique Botella es un buen novelista, pero es sobre todo un increíble contador de histor…