Confieso que he leído XI: Manual de Jardinería (para gente sin jardín), Daniel Monedero.

A estas alturas mías, a la edad me refiero, va resultando cada vez más difícil que nada me sorprenda o, al menos, me deje un regusto a nuevo, a terreno virgen, que le reconcilie a uno con la literatura, entre otras cosas, y abandone durante un tiempo esa sensación de más de lo mismo que muchas veces nos acogota el alma.

Llevo mucho leído en este 2016. Y mucho escrito. Y hace poco me encontré con una lectura que me gustaría no haber leído nunca. Jamás. Porque quisiera haberla escrito. Ser su autor, su padre, su madre y su espermatozoide más rápido en la carrera por llegar a las galeradas. Pero no fue. E inclinado el rey, admitida la derrota, no queda más que disfrutar de una lectura fresca, inesperada, útil para el alma y los sentidos, que es mucho decir. Se trata de un conjunto de relatos que prestigian a su editorial ya prestigiosa de por si.

Daniel tiene mucho oficio. No es que escriba, es que es Escritor, que no es lo mismo. Sabe lo que quiere contar y, aún más importante, lo que quiere esconder de nuestra vista y dejarnos vía libre a la imaginación. Es un catalizador de emociones, de sentimientos, de dilemas, dudas y enigmas.

Además, estoy en deuda con él. No sé si algún día escribiré algún pliego que se la pague. Me presentó a Wislawa Szymborska, poetisa polaca, premio Nobel de Literatura. Encima, leí su cuento, por casualidad, en Leknica, una ciudad de Polonia, fronteriza con Alemania, sentado en uno de sus parques. Era la primera vez que estaba en ese país, y me emocionó la coincidencia. La poesía de Wislawa vive ahora en mi libro electrónico, y a ella acudo en busca de socorro cuando noto que se me va secando el alma por la rutina de lo cotidiano.

Fue un honor conocer a Daniel en Madrid el mes pasado. Espero nuevas coincidencias en las que seguro que salgo ganando. Es una gran persona, y un enorme escritor. Merece que le otorguéis el premio de vuestra lectura. Yo ya espero próximas entregas.

Pinchando aquí lo podéis pedir a la editorial.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confieso que he leído XIX: El silencio y el mar, Enrique Botella.

Leer para escribir IV: Isabel Hernández, mi Maestra.

La biblioteca de la buhardilla XI: La voz de la Navidad.